9.4.09

Muerte y humanidad

Tengo la manía el hábito cuando estoy leyendo o viendo alguna película de pensar y reflexionar con fragmentos que me parecen interesantes. Seguramente ya sabéis de qué hablo. Esos diálogos o párrafos que te hacen dar vueltas a la cabeza más de la cuenta, ya sea sobre algún misterio de la existencia o comportamiento humano o del por qué de las cosas, de la vida...

Normalmente sólo hago cuando leo un libro o veo una película sola en mi casa, nunca en lugares públicos o con acompañantes. Cojo una pequeña libreta y un boli y me anoto la página y la referencia de lo que me ha hecho pensar y hacer que le diera al stop, tanto de seguir engullendo palabras como de seguir viendo las imágenes de una película.

A continuación, os mostraré los fragmentos que más me han llamado la atención mientras leía el último libro que ha pasado por mis manos: “Dos velas para el diablo”, del que hablé en la anterior entrada; con mi pequeña reflexión (y no son spoilers, que quede claro)


Una persona humana, intentando aceptar su muerte:

No es tan fácil aceptar tu propia muerte. Intentas fingir que no te importa, bromeas con ello incluso, pero cuando te detienes un solo momento a pensar, la añoranza te atraviesa como mil puñales de fuego. Y ves a las personas reír, hablar, tocarse… disfrutar de cosas que a ti te están ya vedadas. [pág. 261]

Realmente, ¿llegaremos a vivir eso? ¿Llegará el momento en que deberemos aceptar nuestra muerte y en el que echaremos de menos la vida? La gente que cree en fantasmas, en parte imagino que sí. La muerte es algo tan misterioso, que no llegaremos a conocer hasta que esté muy cerca o esté ya con nosotros. Yo creo, científicamente hablando, que nuestro cuerpo, dejará de funcionar y no podremos pensar, ni siquiera inconscientemente, más que nada porque no nos llegará sangre al cerebro... No tendremos sueños, como aquellos que creen que será como un sueño profundo. Creo que sí que será un sueño profundo, pero sin sueños. Como cuando te despiertas y parecía que hacía dos segundos que te habías dormido. Pero en este caso, sin llegar a despertar nunca.


Un demonio hablando sobre el comportamiento de los humanos en el planeta:

Los humanos sois un elemento ajeno a la creación. Piénsalo: no aceptáis al mundo tal como es, no asumís el rol que os toca, no os conformáis con cazar o ser cazados. Los ángeles conservan el mundo, nosotros lo destruimos. Vosotros… lo transformáis, como si este no fuera un mundo hecho a vuestra medida, como si no os gustase tal como es… como si os sintieseis incómodos en él. [pág. 293]

Pues sólo tengo que decir que tiene toda la razón. Estamos destruyendo la naturaleza de la creación. La transformamos, la llenamos de mierda. Pero supongo que esa es nuestra naturaleza, y no se puede hacer nada contra ello. Las consecuencias de todo esto están muy cerca, cada vez más.


Un ángel planteando la extinción total de la humanidad:

¡Una muerte que traerá más vida! ¿Sabes cuánto tardará el mundo en recuperarse de las acciones de los humanos? Con ellos todavía pervirtiéndolo… nunca. Sin ellos, en apenas unos cuantos siglos, los bosques volverán a crecer; unos milenios después, el mar y el aire quedarán limpios de su veneno, las especies se recuperarán… en algunos miles de años. [pág. 379]

Un poco más de lo mismo que la reflexión que he hecho en el anterior fragmento. Yo creo que a estas alturas el mundo ya no se recuperará nunca. Acabará petando, tarde o temprano.


Conversación entre una persona humana y un ángel:

“No somos tan insignificantes”. Sí lo sois, pequeña mortal. Hablemos de números; a los humanos os gustan los números, las cifras, las estadísticas. ¿Sabes que la vida apareció en este planeta hace casi cuatro mil millones de años? ¿Y sabes cuándo nacieron tus primeros antepasados? Hace menos de dos millones de años. Eso significa que vosotros solo habéis asistido a un 0,05% de la historia de la vida en este planeta. [pág. 390]

Las estadísticas lo dicen. Es un libro, pero me da a mí que son reales esas cifras. En ese caso, lo somos, insignificantes. Pero claro, tenemos un gran potencial como especie viva. Somos capaces de pensar, reflexionar, razonar… Y con ello vamos a hacer que el planeta se destruya mucho antes de lo que desaparecería si no lo hubiéramos plagado, como un virus, y ese cáncer no tiene solución. Pero no es nuestra culpa, hemos nacido así, aunque todos no seamos iguales. ¡Qué bonito!


Espero que os haya hecho pensar tanto como a mí, o más. Siento haberlo puesto todo tan negativo, pero mi naturaleza realista-pesimista hace que piense ese tipo de cosas. A pesar de todo, también sé ver lo bueno de la humanidad. Pero no he podido evitar esas pequeñas reflexiones. ¿Qué opináis vosotros?

5 comentarios:

Silvia dijo...

jajajaja yo también soy de las que anota cosas, pero solo en los libros, en las pelis nunca me paro a eso xDD! un besaz0000!

...SiiL...

Laura Dosrombos dijo...

Buenísimo... por cierto, quiero leerme el libro de L.Gallego en cuanto pueda.

Pensar en la muerte... Lleva razón, bromeamos pero si nos detenemos un instante a pensar en ella no es tan gracioso. Estamos acostumbrado a disfrutar de los placeres de la vida y no nos damos cuenta de que algún día, sí o sí, desaparecerán. Los jóvenes nos creemos inmortales, pero ya llegará el día en que tengamos 50 años y pensemos: se nos ha ido más de media vida sin darnos cuenta...

p. Yulep Rikschîjin *live* dijo...

Con gusto,
para mi no es cuestion de aceptar la propia muerte de uno, sino solo de morir -incluso no es siquiera cierto que morimos del todo...
En fin, basta con evitar espectacularizaciones o falsas expectativas...

Los humanos tenemos muchas perspectivas y muchas responsabilidades. Si solo empezaramos a vivir por la belleza y el amor en vez que por el dinero!

black_50 dijo...

Sí que me has hecho reflexionar, y sinceramente lo encuentro muy interesante.
Y no se si yo tambén soy de mentalidad pesimista, pero en todos los casos estoy de acuerdo contigo.
Son muy interesantes...
Records !

Josep dijo...

Moriremos y no quedará nada, simplemente se acabará. Y no pasará nada, todo seguira igual. El problema es que, por ser los únicos seres que tienen consciencia de ellos mismos creemos que eso es algo sobrenatural. Simplemente somos materia con consciencia de su existencia.

A muchos les horroriza pensar así, otros lo llevan bastante bien, todos tendremos momentos en los que estas ideas nos sobrecojeran, pero algun dia deberemos enfrentarnos a esto y aceptar lo inevitable. Siempre he pensado que será algo durisimo.

Aunque visto de otra manera (aun más pesimista xD) estamos en un proceso continuo de muerte ya que con el paso del tiempo cada vez perdemos y dejamos atrás muchas cosas que ya no podemos hacer... eso aunque menos espectacular también es muy triste si lo piensas bien. Amigos que no volveremos a ver, experiencias que no repetiremos, un deporte que deberemos dejar, los que se iran antes que nosotros... buf. A mi El curioso caso de Benjamin Button me dejó chafadisimo pq me hizo reflexionar sobre todos estos aspectos.

Te recomiendo que te leas "El Gen Egoista", habla sobre la evolución i el ser humano. Creo que te gustaria mucho. Además al final del libro se habla sobre la memetica ;-)